Por  Alma Angelina C. Carbajal Guzmán.

Para quienes comiencen a redactar un libro acerca de México tenemos las siguientes recomendaciones, pero es a gusto del autor añadirlas o simplemente suplantarlas por su experiencia personal al visitar el país.

Simplemente el hecho de poner en el título la palabra México, producirá para cualquier persona que no haya tenido la oportunidad de viajar al país, un revuelo de ideas y de estereotipos sobre el mexicano. Trayendo siempre una botella de tequila en mano, cantando a todo pulmón con mariachi y sobre todo haciendo fiesta por cualquier situación.

En el texto, hable de México con la pasión que distingue al mexicano, siempre añadiendo el léxico para el momento adecuado de la narración y de cada región, ejemplos: “no mames wey”, “chale”, “te la bañaste”, entre otras.

México D.F. con sus más de 10 millones de habitantes en los que cada uno tiene la habilidad de sardina,  escurriéndose entre las prisas y a empujones en cada vagón del metro. Gente por todos lados preocupándose por temas como: política (vaya que es primordial mencionarlo), chismes de la farándula, secuestro, inmigración, el tan idolatrado deporte de todo Mexicano, el fútbol y admiración hacia su equipo; pero entre todos estos temas tan diversos hay uno tan particular que anda en cabeza de todos y esto  es la pobreza extrema.

La diversidad de sonidos no se restringe únicamente a la compilación de armonías picantes del mariachi, es necesario que hable de la jiribilla en los sones jarochos, pasando por la delicadeza de la marimba, el piano al estilo mexicano. Sin olvidar los corridos, mezcla de acordeón y delincuencia.Después de todo aquí la vida se dice cantando.

Mencione la calidez que el mexicano le da a los extranjeros adoptándolos como uno de ellos, no mencione la procedencia de estas personas ya sean: franceses, ingleses, estadounidenses o todo lo que tenga que ver con que la moneda valga mas aquí que en su país de origen. 

No se olvide de incluir que el sinfín de ecosistemas, agradables desiertos, playas (haga énfasis en playas sobre todo porque podrá encontrar tranquilidad, un clima agradable y mucha diversión, esto atraerá sin duda a su lector, quizá no termine de leer el libro pero seguramente pronto será un turista asiduo en este país), selvas, ríos, fauna y flora. Por nada del mundo de una descripción de la situación ambiental, este detalle tan solo le atañe a los ciudadanos de la capital.

En su libro promueva lugares lindos sobre todo turísticos (ya que nadie querrá visitar o saber acerca de Tepito (D.F.), San Juan de Dios (Jalisco), la Fayuca (Puebla) a menos que algún lector le interese el comercio en algunas de estas variantes, ya sea por el folklore de barrio – unico y excepcional – que se respira entre las calles, o bien por la evolución de lo que alguna vez fue un tianguis al puro estilo prehispánico. 

 Tome a México como suyo en cada párrafo, añada lo artístico de los murales de Orozco, Posadas, Siqueiros, Rivera – sin olvidar a Frida –  De igual manera, no haga tanto énfasis a los grafitis que maquillan las paredes de cada ciudad,  aunque este arte fascina no únicamente a los capitalinos, también y de forma exclusiva, a quien no vive en México.

Si su narrativa es histórica podría incluir a personajes como Zapata, Porfirio Díaz; (si menciona estos dos personajes, dará el ancho en su narración, de lo que es el típico macho mexicano) para dar más dramatismo a su historia podría incluir balazos, muchos caballos, guerrilleros, Adelitas, pasajes importantes de fechas memorables, y para darle aun más fuerza, incluya frases como “Mexicanos al grito de guerra”, “Tierra y libertad”, o la actual frase que en cada 16 de septiembre (Independencia de México) es de hacerse notar: “Viva México cabrones”.

A los lectores les interesara conocer la gastronomía y lo inquietante del mexicano cuando se trata de consentir al paladar, describa el éxtasis de lo picante de los platillos tales como el mole,  pozole,  tacos (sea cauteloso y no haga mención a palabras como: colitis, gastritis, reflujo o algo que tuviera con los efectos secundarios de estas típicas comidas).

 “México Lindo Y Querido” no está  por demás tener en cuenta esta canción o lema, que seguramente despertará el ímpetu por conocer, saber y descubrir cada parte de esta región mística y ancestral. En verdad es bueno tener una opinión de algún extranjero que haya visitado con anterioridad o en su momento algún estado de México en ejemplo va esta pequeña pregunta que le hice a un estadounidense – ¿Qué te parece México? – en respuesta me contestó: México, bonito, bonito –  esto es lo que comento, en el momento en que fotografiaba a un perro callejero en una calle del centro de Puebla. ¿Y ahora no creen que México esté lleno de cosas interesantísimas?  Pues que ¡¡Viva MÉXICO!!

Anuncios