Por: Alma Angelina C. Carbajal Guzmán.

Hemos escuchado tantas cosas,  y a tantas personas sobre el futuro de nuestro país: que esto y el otro. Yo que no sé nada de política, no me atrevo a exponer con profundidad u opinar directamente de algunos temas, porque humildemente no tengo el conocimiento completo  sobre ese tema. Lo único que puedo decir, es que todos y cada uno de nosotros como individuos,  tenemos la valentía  de revolucionar el mundo desde nuestro interior.

Gritos, pancartas, diálogos absurdos, televisión, candidatos que solo parlan y parlan y la respuesta de la gente de un movimiento y de otro, es solo el aullido de la provocación que como espejo rebota en el adversario. No es cuestión de protestar o de ser conformista, pero si hay una opción de seguir un camino justo, por nuestros propios medios, creo que ahí está el origen del cambio, decir lo que pensamos e iniciar algo dentro de nosotros mismos, en cada conciencia. Es un cliché la frase o el lema comienza en tu propia casa; pero en realidad  ¿Quién lo hace?  A todos se nos hace más cómodo, seguir a la mayoría. Hay quienes que nada mas de ver en demasía  a los del bando contrario, se agotan, lo que provoca en  el resto  rastros de dejadez, de poca importancia sobre nuestra nación, porque en esta batalla no hay ganadores, no hay lucha, no hay cifras claras. Ni siquiera hay un campo de guerra, tal vez ni siquiera se podría llamar de esa manera, todo esto  de las contienda justa, ensalzando gestas quedo en las leyendas medievales.

Por lo menos en esos relatos o en las encrucijadas de la batalla podías verle el rostro a tu contrario, aquí, no es más que estar peleando contra tu propia sombra, contra tus miedos, contra aquellos que así sin más, tendrán que hacer la parte fea, sucia, la parte que nadie viéndose en el lugar del otro querrá hacer.

La voluntad para tumblr_mx3g4w2ZfF1s3and8o1_500erigir y regir al pueblo, no viene de designios de Dios, porque la patria que se gobierna no es divina, es terrenal y está en la naturaleza del hombre exaltar a un terreno espiritual aquello que no pertenece. En este encuentro de opiniones y dimes y diretes no hay ganadores, solo hay gente de en medio, la que no está ni a la derecha ni a la izquierda de la trinchera, la que espera que las cosas se resuelvan sin este circo de discursos ridículos detrás del estrado, compaginado con las marchas, la sangre y la provocación acumulada y en crecimiento de parte de ambas partes contrarias.

La revolución viene con responsabilidad, con lucha interna y con un poder de decisión extremo, sin que fuera poco , aquel que está en disposición de entregarse completa y enteramente a este poder (la revolución), tendrá que sacrificar, su propia sangre en todo momento y en algunas ocasiones la de quienes ama. No puedes servirle a varios Dioses, o eres fiel a tus ideales o simplemente le dejas la espada a aquéllos que pueden hacer esa labor, por desgracia , la lucha frente a frente , el valor, la gallardía , se ha perdido , el combate  ya no es justo, ni el dialogo a puño limpio.

La libre expresión se hizo para decir porque las personas estamos descontentos,  pero… ¿cómo usar esa expresividad sin generar más discrepancias?  Decir lo indecible,  para que todos conozcamos esa verdad o esa mentira, como realmente es, aunque a veces se disfracen una de otra para confundir. Con todo el corazón les reitero que aquellos que quieran tomar el poder de revolucionar el mundo, tendrán que hacerlo con la idea de verle en todo momento la cara a la muerte y a la vida, porque al final sabrán que pelearon por todos y  por cada una de sus creencias, fuera la “libertad” y venga el renacimiento. Les dejo eso a los verdaderos valientes, a lo que crean un cambio desde sus principios y crean una revolución primeramente desde el corazón.

Anuncios